Tras una cirugía oral, bien sea, extracción, colocación de implantes, eliminación de frenillos, quistes, etc., la buena alimentación posterior favorece la cicatrización de los tejidos blandos y duros.

Después de una cirugía, lo normal es la prescripción de antiinflamatorios, antibióticos o analgésicos.

Los primeros días tras la cirugía, empieza la cicatrización de los tejidos blandos, estos, están formados de tejido conjuntivo, y para favorecer la formación de los mismos, es recomendable ingerir alimentos ricos en proteínas, huevos, carne picada, de ternera, pollo o pavo, mejor que cerdo, pescado.

Se recomienda la ingesta de alimentos fríos, ya que los calientes pueden provocar sangrado y aumento de la inflamación. Si se toma alguna bebida fría o incluso un helado, mucho mejor, producen vasoconstricción y disminución de la inflamación y el sangrado. Evitar alimentos ricos en sustancias volátiles como los ajos, cebollas, pepinillo, rábano, etc.

A partir del tercer día, por el contrario, cambiaremos la alimentación, nos favorece la ingesta de alimentos calientes, para aumentar la vasodilatación de la zona, ya que no hay riesgo de hemorragia y sin embargo aumenta la reparación de los tejidos. Son recomendables purés de verduras ricos en vitaminas, minerales y antioxidantes, así como lácteos. Los alimentos sólidos evitar llevarlos sobre la zona de la herida hasta la retirada de la sutura, a la semana o diez días, dependiendo de lo que el dentista valore.

Es importante a su vez la ingesta de frutas o batido de fruta natural, piña, manzana, kiwi, pera, naranja, …..

A partir del sexto o séptimo día podemos recuperar la alimentación habitual.

Algunos de los nutrientes más importantes y sus fuentes de obtención son:

– Calcio: productos lácteos, sustitutos de productos lácteos enriquecidos, vegetales de hojas verdes, sardinas o brócoli.
– Potasio: plátanos, melón, uvas, espinacas, perejil, vegetales de hoja oscura y pescado.
– Fibra: legumbres, granos enteros (integrales), frutas de colores, zanahorias y semillas.
– Vitamina A: huevos, leche, zanahoria, tomate y melón.
– Vitamina C: naranjas, fresas, tomate, kiwi, brócoli y pimiento.
– Vitamina E: aguacates, aceite de oliva, semillas, espinacas, granos enteros y vegetales de hoja oscura.

7 comentarios

  1. Muchas gracias por estos datos. Acabo de salir del maxilofacial, luego de que practicarán dos cirugías y se me olvidó el tema de la alimentación. Nuevamente gracias

  2. Me he hecho hoy la extracción de un cordal. Instintivamente se me han idos ojos a un plàtano y he buscado si era necesario para una buena cicatrizaciòn y parece que ayuda. Seguiré sus pasos estos dìas.

  3. Me Hicieron una cirugía maxilofacial el 19 de noviembre quisiera saber que puedo tomar ya que me enviaron a tomar solo líquidos y que debo tomar para que de me desinflame

    • Tras una Cirugía oral se recomienda dieta blanda durante una semana o hasta la retirada de las suturas a la semana o diez días según criterio del profesional.

      Bebidas frías, lácteos, proteínas como pescados o carne picada y muchas fruta. Recomendamos zumos naturales con fruta fresca.

      Saludos,

      Doctora Rocio Parejo Conde

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario