Está comprobado que las enfermedades periodontales, suelen aparecer en mayor número durante la adolescencia, por la falta de práctica de higiene bucal. Por ello es importante enseñarle a los niños desde pequeños a mantener su higiene bucal, ya que si el hábito es adquirido antes de los 13 años, seguramente en esta etapa tengamos menos problemas para que el niño cepille sus dientes y los mantenga limpios evitando así enfermedades, indeseadas.

También los cambios hormonales típicos de este período aumentan la cantidad de adolescentes que padecen de enfermedades periodontales ya que la progesterona y el estrógeno aumentan la circulación sanguínea en las encías, lo que hace que las mismas se tornen mucho más sensibles, y esto puede a su vez producir, cierta irritabilidad, inflamación, enrojecimiento y diversas dolencias que provocan molestias indeseadas en el adolescente.

Si se utilizan aparatos dentales u otro tratamiento ortodóntico, es importante:
– Cepillarse por lo menos dos veces al día para eliminar la placa, ya que esta es la causa principal de las caries dentales y de la enfermedad de las encías.
– Utilizar hilo dental para eliminar la placa depositada entre los dientes y debajo de la encía. Si la placa no se elimina diariamente, es posible que se endurezca y se convierta en sarro (una acumulación amarillenta, dura y antiestética).
– Limitar el consumo de almidones y azúcares, especialmente, los alimentos pegajosos
– Usar enjuague bucal
– Visitar al dentista regularmente para que realice revisiones y limpiezas profesionales

Si practica deporte los protectores bucales son fundamentales para proteger la sonrisa. Estos dispositivos normalmente cubren los dientes superiores y están diseñados para evitar la fractura de los dientes, las heridas en los labios y otros daños en la boca.

Cuidar la alimentación, ya que juega un papel clave en su salud bucal. Los azúcares y almidones de muchos alimentos y bebidas ayudan a la formación de placa y la misma destruye el esmalte dental. Una dieta equilibrada con alimentos de los cinco grupos constituye una gran diferencia para su salud bucal. Elija alimentos nutritivos, tales como queso, vegetales crudos, yogurt común o frutas.

Además de otros problemas de salud, el tabaquismo mancha los dientes y las encías, y produce acumulación de sarro sobre los dientes. Todo esto contribuye al mal aliento. A largo plazo aumentan el riesgo de desarrollar cáncer bucal y enfermedades de las encías.

A pesar de ser muy populares los piercings bucales pueden causar complicaciones como infecciones, hemorragia incontrolable y daños en los nervios. Además, la joyería de metal puede astillar o quebrar los dientes y dañar las encías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioPost comment