El sarro es la consecuencia de la solidificación de la placa bacteriana debido al depósito de minerales sobre ella.

A diferencia de la placa (que es incolora), el sarro puede detectarse fácilmente, pues su indicador más común es la visión de un color amarillento o marrón en los dientes o encías. Para empeorar las cosas, el sarro es más poroso que la superficie de esmalte de dientes, de modo que tras tomar té, café o fumar las manchas son inevitables; sin mencionar que el sarro proporciona una superficie más pegajosa y extensa para que la placa bacteriana siga creciendo, lo que deriva en afecciones más graves como caries y enfermedades de las encías (inflamación de encías, sangrado de las mismas, mal aliento y hasta pérdida de la pieza dental).

Para reducir la placa y prevenir la formación de sarro es importante cepillarse por lo menos dos veces al día con una buena técnica de cepillado y usar hilo dental. El cepillo eléctrico se ha demostrado más eficaz que el manual para combatir el sarro.

Cuando el sarro ya se ha depositado, sólo puede ser retirado por un higienista o dentista mediante un procedimiento de “detartraje” o limpieza bucal.

Puedes consultar sobre este tratamiento llamándonos y concertando una cita en cualquiera de los centros de Clínica Dental Triana :

En Triana – C/ Alfarería, 70 – 954 335 013

En Espartinas – Urb. Villas de Tablantes, C/ Velazquez, 2 – 955 713 134

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioPost comment