La erosión dental es la pérdida progresiva del esmalte que cubre y protege los dientes. Los ácidos de algunos alimentos, al igual que el desgaste habitual de los dientes, son los principales factores de la erosión de las piezas dentales. Aunque sea casi imperceptible, cuando el esmalte dental es completamente eliminado, los dientes quedan más sensibles y se puede sentir un gran dolor al consumir alimentos muy calientes o muy fríos.

Aunque esté causada por la ingesta diaria de alimentos, la erosión dental es una dolencia evitable. Lo más indicado es revisar la evolución de esta pérdida de esmalte visitando regularmente a un profesional. Además, algunos hábitos ayudan a evitar que la erosión dental avance y dañe los dientes:

• Evitar consumir en exceso alimentos y bebidas ácidos dirante el día, limitando su consumo a las comidas principales.

• Tomar con rapidez las bebidas dulces sin retenerlas en la boca. Cuanto menos estén en contacto con los dientes, menor será el daño que provocarán los ácidos y el azúcar sobre la boca.

• Terminar una comida consumiendo queso o leche. Esos productos lácteos ayudan a neutralizar el ácido que permanece en la boca.

• Mascar chicle sin azúcar después de comer también ayuda a neutralizar los efectos de los ácidos, ya que estimula la secreción de saliva neutralizando así la acción de los ácidos.

• Después de cepillarse los dientes, esperar al menos una hora para consumir cualquier alimento ácido. Al lavarse los dientes puede entrar el ácido presente en los alimentos de manera más profunda en la dentina y el esmalte. Mientras tanto, una buena idea es enjuagarse la boca.

• Cepillarse los dientes al menos dos veces al día con un cepillo de cerdas suaves usando pasta de dientes con flúor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioPost comment