Dos visitas al año al dentista suelen ser suficientes para la mayoría de las personas. Pera fumadores, diabéticos o personas con complicaciones dentales crónicas (gingivitis, periodontitis…) deberían programar visitas más a menudo. En cualquier caso se debe acudir al dentista ante cualquier molestia o dolor dental.

¿Qué pueden incluir estas visitas?

– Chequeo con el espejo intraoral para revisar toda la boca visualizar la mordida y observar las encías.

– Chequeo del estado de los dientes con una herramienta de mano de acero inoxidable.

– Si el dentista lo necesita para evaluar tu salud oral realizará una radiografía.

– Si así lo habéis programado, el dentista realizará una limpieza profunda con su instrumental de mano para eliminar el sarro, puliendo los dientes con un instrumento de cabezal rotatorio.

– Consejos sobre los cuidados orales que deberás realizar en tu casa tras la consulta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario